sábado, 23 de mayo de 2009

En el destierro.

A mi esposa Lorshen Irina.
Aun en Bayamo, Cuba. Esperando para reunirse conmigo.


¡Oh, qué triste, que triste es mi vida;
el pensar me quebranta y me agobia;
sólo pienso en la tierra querida,
donde tengo mi hogar y mi novia!

Al calor de la dicha, mi mente
se forjaba mil sueños de amores,
y un país de magnifico ambiente
saturado de esencias de flores.

Yo era entonces febril visionario,
deslumbrado por vivos reflejos,
y no pude mirar el calvario
que elevaba su cima a lo lejos.

Hoy la cruel pesadumbre me mata,
y veo obscuro el cercano horizonte
que su sombra en el cielo dilata
y que envuelve la cumbre del monte.

Sólo tengo un placer; el recuerdo
de mi bella y gentil princesita;
cuando en negro abismos me pierdo
me parece que ¡ avanza ! me grita.

Y por ella prosigo animoso
con el fiero destino luchando,
que entre penas amar es hermoso
como hermoso es morir adorando.

Mas, a un lado mi inútil lamento;
ya vendrán otros tiempos mejores;
hoy no debe escucharse un acento
que nos hable de penas y amores.

Nuestra patria a luchar nos convida,
y alejando el pesar que me agobia,
yo le ofrezco mi sangre y mi vida
a la tierra lejana y querida
donde tengo mi hogar y mi novia.

Carlos Alberto Boissier
Matanzas 10/09/1877 - Pinar del Rió 10/3/1897

1 comentario:

Cuba Journal dijo...

Me gusto mucho tu primer video. Muy buena musica.

Saludos.

Jorge